Disfrutando del Silencio: Una Guía a los Parques y Jardines de Cuenca

En las estribaciones de los Andes ecuatorianos, rodeada por cuatro ríos y con una vista que corta el aliento, se encuentra Cuenca, una ciudad que no solo es reconocida por su riqueza histórica y arquitectónica, sino también por ser el hogar de algunos de los parques y jardines más hermosos y tranquilos donde el silencio se convierte en un acompañante más de la experiencia.

Disfrutar de la quietud que ofrecen estos espacios verdes se ha convertido en una actividad cada vez más buscada por los visitantes y locales, quienes desean escapar del ruido de la ciudad y reconectar con la naturaleza. Aquí ofrecemos una guía a algunos de los lugares más encantadores para encontrar paz y serenidad en Cuenca.

**Parque Nacional Cajas**

A unos 30 kilómetros al oeste de Cuenca, se encuentra el Parque Nacional Cajas, una reserva biológica de inigualable belleza. Conocido por sus más de 200 lagunas, este parque es el sitio ideal para aquellos que buscan el silencio en medio de impresionantes paisajes andinos. Senderismo, pesca deportiva y observación de aves son solo algunas de las actividades que se pueden realizar en este oasis de tranquilidad.

**Parque de la Madre**

Ubicado en el corazón de Cuenca, el Parque de la Madre es un espacio de encuentro ciudadano, pero también un refugio de calma, especialmente en las primeras horas de la mañana o al atardecer. Recientemente remodelado, este parque cuenta con áreas de juego, una pista de jogging, y espacios verdes perfectos para una lectura tranquila o simplemente para disfrutar del silencio.

**Jardín Botánico de Cuenca**

Aunque menos conocido, el Jardín Botánico de Cuenca es un verdadero tesoro escondido. Hogar de más de 1,000 especies de plantas, este espacio no solo es un centro de conservación y educación, sino también un lugar perfecto para meditar y disfrutar de la quietud. Los caminos y senderos a través del jardín invitan a perderse entre orquídeas, cactus, y plantas medicinales, en un ambiente de paz inigualable.

**Parque Calderón**

Es imposible hablar de parques en Cuenca sin mencionar el emblemático Parque Calderón, situado en el centro histórico y rodeado por imponentes edificaciones como la Catedral Nueva y la Catedral Vieja. A pesar de su ubicación, es posible encontrar momentos de tranquilidad, especialmente durante las horas menos concurridas del día. Sus bancos son el sitio ideal para observar el ir y venir de la ciudad, en una pausa de serenidad.

**Parque Paraíso**

Conocido como el pulmón verde de la ciudad, el Parque Paraíso ofrece a sus visitantes una amplia extensión de áreas verdes, lagunas artificiales, y espacios de recreación. Aquí, el murmullo del agua y el canto de los pájaros se convierten en la banda sonora de un retiro pacífico, ideal para caminatas largas o pícnics en familia.

Cuenca invita a descubrir la riqueza de su silencio a través de estos parques y jardines, espacios que ofrecen no solo belleza y tranquilidad, sino también una conexión profunda con la naturidad. En un mundo donde el ruido parece no cesar, encontrar lugares donde predominan la quietud y la serenidad se convierte en un regalo invaluable.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio