Plataforma Tajo lamenta que el plan dote de caudales «políticos» al río, que no se ajustan a propuestas técnicas

La Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo ha lamentado que el Plan del Tajo «no dote de caudal ni régimen ecológico al río, sino de caudales políticos y de conveniencia para otros intereses ajenos a la cuenca del Tajo», al tiempo que ha añadido que estos «no se ajustan a las propuestas técnicas y científicas aportadas en los planes anteriores ni en las periciales», que llevaron al Tribunal Supremo a dictar las sentencias en su favor en 2019.

En nota de prensa, dicha plataforma también ha condenado que el Real Decreto aprobado este miércoles «incumple el propio carácter ecológico que no se puede dotar a lo largo de sucesivos plazos o entregas».

«El cumplimiento de los caudales ecológicos es, por su propia naturaleza y por estar así recogido en la legislación, una restricción y prioridad a cualquier otra consideración, uso o necesidad; salvo para el abastecimiento humano «de boca», si fuere el caso.

«El Plan incumple este requisito toda vez que, una vez determinados los caudales ecológicos, se han sometido a diferentes procesos de concertación con usuarios y gobiernos autonómicos ajenos o no a la cuenca del Tajo, menguando sus cuantías y condicionándolos al mantenimiento de los trasvases a otras cuencas».

OBVIA LA PRIORIDAD DE LA CUENCA CEDENTE

De igual modo, consideran que lo aprobado este martes por el Consejo de Ministros «obvia» la prevalencia de la prioridad de la cuenca cedente, la del Tajo, a satisfacer con carácter previo todos sus usos y necesidades sin ningún tipo de discriminación en cantidad y calidad suficientes.

«Ésta es una coletilla que desde la Ley de 1971 de Explotación conjunta del Trasvase Tajo-Segura se viene arrastrando en toda la legislación de aguas que afecta al Tajo, pero que no por muy repetida es cumplida. Si se cumpliera, la redacción del Plan de cuenca del Tajo sería el primer Plan a abordar respecto de los de aquellas cuencas que esperan recibir excedentes trasvasables. Sin embargo, es el último en publicarse.

Además, señalan que el carácter de aguas excedentarias trasvasables sólo quedaría cuantificado y almacenado en la cabecera del Tajo al finalizar cada año hidrológico, para después disponer de ellas en las cuencas receptoras.

UNIDAD DE CUENCA

Desde la Plataforma del Tajo también alegan que la Directiva Marco del Agua establece que la gestión de los recursos de los ríos ha de abordarse unívoca e inequívocamente por demarcaciones hidrográficas; es lo que se ha dado en llamar unidad o unicidad de cuenca.

«Sistemáticamente el Plan ignora la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo en 2018, según la cual el cumplimiento de las obligaciones ambientales no pueden supeditarse a otras necesidades o medidas», han añadido.

De igual modo, consideran que es el trasvase Tajo-Segura «quien recorta caudales al Tajo y no al revés». «Es falso que el establecimiento de caudales ecológicos en el Tajo recorte excedentes trasvasables. De hecho y como sugiere el dictamen del Consejo de Estado, la regla de explotación del Acueducto Tajo-Segura debe emanar del propio Plan de cuenca del Tajo para hacer compatible la salud del Tajo con los trasvases.

En este sentido, han apuntado que el recorte de disponibilidad de agua excedentaria trasvasable «no lo impone el Tajo sino el escenario de cambio climático que en la cabecera del Tajo se hace patente y cada vez más acuciante desde 1980, con una reducción de aforos de algo más del 51% desde esa fecha y con previsiones de futuro de hasta un 24% respecto de los actuales».

Por todo ello, la Plataforma de Toledo en Defensa del Tajo ha avanzado que abogará en el seno de la Red del Tajo por recurrir el Plan nuevamente y alimentar en la Comisión Europea las acciones oportunas.

«Para ello vamos a necesitar de la apuesta de la ciudadanía por hacer justicia al Tajo ayudándonos a costear los recursos que sean necesarios», han reclamado.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio