CCOO denuncia la persistente alta siniestralidad laboral en Castilla-La Mancha y afirma que las 33 muertes en el trabajo en 2023 pudieron prevenirse

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha expresado su preocupación por los altos niveles de siniestralidad laboral persistiendo en Castilla-La Mancha, aún siendo la cuarta región con una mayor tasa a pesar de la disminución en el número de incidentes durante el último año. En declaraciones de Raquel Payo, secretaria regional de Diálogo Social, Institucional y Salud Laboral de CCOO, la sindicalista ha manifestado que los 33 accidentes mortales ocurridos en 2023 podrían haberse prevenido y ha urgido a las empresas de la región a cumplir con la legislación vigente en materia de prevención de riesgos laborales.

Durante una rueda de prensa que siguió a la Comisión Especializada en Materia de Prevención de Riesgos Laborales, Payo ha reportado un descenso del 12,3% en el número total de accidentes de trabajo en la región respecto al año anterior, con un total de 27.718 siniestros. Se destacó una disminución aún mayor entre las mujeres trabajadoras, con un 24,8% menos que en 2022. No obstante, la provincia de Cuenca ha experimentado un aumento del 2,4% en accidentes.

En 2023, se registraron 3.460 accidentes de trabajo por cada 100.000 trabajadores en Castilla-La Mancha, un 14,7% menos que en 2022, con una significativa reducción del índice de incidencia entre las trabajadoras casi en un 30%, equivalentes a 2.080 accidentes por cada 100.000 trabajadoras.

Payo ha resaltado el descenso de la siniestralidad en todos los sectores de actividad, con una contracción por encima del 22% en el sector de servicios. Sin embargo, ha enfatizado que no se pueden permitir complacencias ya que muchos accidentes son evitables con la implementación de medidas de prevención adecuadas en los lugares de trabajo.

Sobre los accidentes mortales en 2023, la sindicalista expresó que 11 fueron a causa de choques, atrapamientos y contactos eléctricos, mientras que 13 se debieron a infartos o derrames cerebrales, categorizados como patologías no traumáticas. Payo remarcó la importancia de evaluar los riesgos psicosociales en los trabajadores y de cumplir con las medidas de prevención obligatorias.

También te puede interesar:  El ayuntamiento de Ciudad Real cierra el ejercicio 2019 con un nivel bajo de deuda

En respuesta a la prensa sobre el posicionamiento de Castilla-La Mancha en términos de siniestralidad a nivel nacional, Payo ha subrayado el papel fundamental del recientemente establecido Acuerdo Estratégico de Prevención de Riesgos Laborales en Castilla-La Mancha 2022-2026 para mejorar la cultura preventiva en la región. Sin embargo, ha lamentado la falta de cumplimiento por parte de algunas empresas, reconociendo que aquellas que respetan las normativas contribuyen a la disminución de las estadísticas negativas y que es imprescindible luchar contra el incumplimiento para seguir reduciendo la siniestralidad laboral en la región.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio