El suministro de agua del río Tajo llega a 500.000 habitantes de Castilla-La Mancha a través de la Tubería Manchega.

La inauguración del primer ramal de la Tubería Manchega en la localidad conquense de Saelices, ha sido considerada histórica por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. El Sistema de Abastecimiento de la Llanura Manchega, que deriva agua bruta del Acueducto Tajo-Segura, abastecerá a unos 100.000 vecinos de once municipios de Cuenca, dos de Albacete y dos de Ciudad Real. La estación de tratamiento ETAP está ubicada en Saelices, localidad donde se ha inaugurado la infraestructura. Durante los seis meses de prueba, el agua se va a mezclar con la actual para estos pueblos. La tubería liberará recursos de las masas de agua subterránea y tendrá beneficios sobre el ecosistema.

García-Page ha destacado que apostar por este sistema de abastecimiento es defender a Castillla-La Mancha, insistiendo en que lo primero es beber y lo segundo regar. El presidente ha comentado el sinsentido que suponen los conflictos por el agua entre territorios de la España y ha reivindicado las posibilidades de desarrollo que ofrece este nuevo sistema de abastecimiento a los pueblos, que no tendrán que rechazar licencias de proyectos empresariales e industriales porque no pueden garantizar el agua.

El consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado que el agua será destinada para beber, no para regar, y supone una garantía para la industria de que se puede instalar en Castilla-La Mancha. Con el sistema de abastecimiento de la Llanura Manchega, calcula que “500.000 habitantes de la región van a beber agua procedente del Tajo”. En el acto también ha intervenido el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morá, quien ha subrayado la importancia de invertir en infraestructuras de carácter medioambiental.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Noticias relacionadas

Caracoles a la Montaña: Saboreando la Naturaleza de Cuenca es una invitación a explorar los sabores únicos y la belleza natural sin igual de una de las joyas ocultas de España. En esta obra, el autor nos lleva en un viaje culinario a través de las montañas, valles y ríos de Cuenca para descubrir cómo los ingredientes locales, incluidos los caracoles, se convierten en platos tradicionales que han sido pasados de generación en generación. Desde las técnicas antiguas de recolección y preparación hasta las recetas familiares que calientan el alma, este libro es un homenaje a la cocina de montaña y a las ricas tradiciones que dan sabor a esta región extraordinaria. A través de fotografías deslumbrantes, historias personales y recetas auténticas, Caracoles a la Montaña no solo es un libro de cocina, sino también una guía para todos aquellos que deseen aventurarse en el corazón de Cuenca y experimentar su esplendor natural y gastronómico de una manera profundamente personal.

Scroll al inicio