Hagamos que los pueblos de Guadalajara no sean invisibles

El pasado jueves 13 de noviembre, el Presidente del Gobierno de España anunciaba una medida para luchar contra la despoblación: una ayuda al funcionamiento de las empresas de Cuenca, Soria y Teruel. Esta medida se traduce en una rebaja del 20% en los costes de la seguridad social para los empresarios de estas provincias.

¿Y por qué solo de estás provincias? La Unión Europea establece que se consideran áreas escasamente pobladas las NUT-3 con menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Una NUT-3, en España, se corresponde con la provincia. En nuestro país, solo Cuenca, Teruel y Soria cumplen con esto. 

Además, no solo Guadalajara no entra en esta categoría, sino que, además, ¡es la provincia que más crece en población de toda España! Estos datos deberían ser alentadores, pero los que conocemos la realidad de los pueblos de la provincia sabemos que los datos, agrupados de esta forma, no hacen otra cosa que distorsionar una triste realidad.

¿Qué está ocurriendo en nuestra provincia? Pues bien, según los últimos datos tras la zonificación realizada por el gobierno regional, el Corredor del Henares, formado por las grandes poblaciones (Guadalajara, Azuqueca de Henares, Alovera, Cabanillas del Campo, etc.) y pegado a la Comunidad de Madrid, que representa aproximadamente un 7% de la provincia, crece como un tiro. Esto hace que el 93% de la provincia, con una densidad de población inferior a 8 habitantes por kilómetro cuadrado y catalogada como de “extrema despoblación”, sea invisible a ojos de quien usa la provincia como unidad de medida. 

La concentración de población en pocos municipios grandes borra del mapa a los pueblos más pequeños, al tener unos datos de población insignificantes con respecto al total de la provincia. Podríamos desempadronar a todos los censados en nuestros pueblos y Guadalajara seguiría sin ser considerada como provincia despoblada. Aunque solo creciesen los municipios del Corredor.

El panorama es aún más escalofriante al observar que las 3 provincias, Cuenca, Soria y Teruel, son limítrofes con Guadalajara, por lo que, si a unos kilómetros puedes ahorrar un 20% en impuestos, ¿qué nuevas empresas apostarán por tener su sede social y fiscal en nuestra provincia teniendo una barrera fiscal a unos kilómetros?¿Cómo van a crecer nuestros emprendedores con esta desigualdad de condiciones a la vuelta de la esquina?

Sin embargo, la UE, en las directrices de ayudas de finalidad regional (comunicado C153), contempla la clasificación de ciertos territorios como áreas escasamente pobladas (zonas “c” predeterminadas) según el artículo 7.3.1.1 (apartado 169), con el siguiente criterio:

“Un Estado miembro podrá designar partes de regiones NUTS 3 con menos de 12,5 habitantes por km2 u otras zonas contiguas adyacentes a esas regiones NUTS 3, siempre y cuando las zonas designadas tengan menos de 12,5 habitantes por km2.“

Esto abre la posibilidad a que el 93% de nuestra provincia sea considerada como zona contigua adyacente a las 3 provincias vecinas y nos podamos beneficiar de este impulso. Le pedimos a todas las instituciones de nuestra provincia y región, a los representantes políticos de todo signo y a las asociaciones de nuestros pueblos, que alcemos la voz para corregir esta injusticia y demos oxígeno a nuestra provincia.

Hagamos que los pueblos de Guadalajara no sean invisibles.

Carta firmada por la Junta Directiva de RumboRural:: Enrique Collada, Gemma de la Fuente, Álvaro Mozo, David Velasco, Sara Pérez, Noelia Marco y Noemí Berlanga.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba