Inauguración en Toledo: ‘Orrente reunido. El retablo de la Concepción’ llega al Museo del Greco

El Museo del Greco en Toledo se honra en presentar la exposición temporal «Orrente reunido. El retablo de la Concepción», inaugurándose este lunes. Esta muestra brinda la singular ocasión de contemplar juntas dos piezas originales del retablo que decoraba el altar mayor de la Iglesia de la Purísima Concepción de Murcia, que sufrió la dispersión de sus ocho lienzos a inicios del siglo XX debido a su venta a diversos coleccionistas tanto públicos como privados.

El retablo fue encargado en el año 1622 al destacado pintor Pedro Orrente, quien por entonces disfrutaba de un marcado reconocimiento, especialmente tras su periodo creativo en Toledo. Entre las obras maestras que originalmente integraban el retablo y que ahora pueden admirarse en el Museo del Greco se encuentran «La Adoración de los pastores» y «La Anunciación». Estas se complementaban armónicamente con «La Adoración de los Reyes Magos» y «La Asunción de la Virgen», también de la mano del insigne artista barroco.

En 1639, se solicitó al pintor Lorenzo Suárez la finalización del retablo, labor que culminó con la inclusión de cuatro lienzos adicionales ilustrando escenas como «La huida a Egipto», «Jesús entre los doctores», «La Purificación» y «La Circuncisión», junto a una última tela que se cree representa «La Coronación de la Virgen» o tal vez «Pentecostés». Suárez añadió, además, representaciones de los cuatro evangelistas para la parte inferior del retablo, según informó el Ministerio de Cultura y Deporte.

En el siglo XVIII, el retablo original fue reemplazado por uno nuevo cuya pieza central era una Inmaculada de Francisco Salzillo. Lamentablemente, dicho retablo fue destruido en 1931. Los lienzos que sobrevivieron pasaron a ser propiedad de la familia Fontes, quienes eran los mecenas de la capilla. Con el transcurrir del tiempo, estas valiosas obras acabaron distribuidas en distintos lugares, y muchas de ellas han permanecido perdidas hasta hoy.

En 1929, los herederos de los Fontes vendieron «La Adoración de los pastores» al Museo de Bellas Artes de Murcia, donde todavía se puede visitar. Por otra parte, «La Anunciación» terminó en posesión de la rama madrileña de la familia, pasando eventualmente por varias manos hasta integrar la actual Colección Cuenca Santo.

Pedro Orrente y Jumilla, nacido en 1580 en Murcia, se formó artísticamente en Venecia alrededor del año 1600 en el obrador de los Bassano. Orrente dejó una huella indeleble en Toledo entre 1626 y 1631, periodo durante el cual se consolidó como una de las figuras emblemáticas del Barroco español. Formó parte de la escuela toledana de pintura del siglo XVII, la cual aún estaba impregnada por la influencia del inmortal Greco. A lo largo de su estancia en la ciudad, produjo innumerables obras para la Catedral, conventos, capillas y ermitas, antes de establecerse finalmente en Valencia, donde falleció el 19 de enero de 1645. La presente exposición es un homenaje a su genio y un cálido reencuentro de parte de su legado disperso.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio