Investigan a un conductor de Villarrobledo por circular en sentido contrario y con tasa de alcohol de 0,41

Efectivos del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete, pertenecientes al Subsector de Tráfico de la Benemérita albaceteña, han investigado a un vecino de la localidad albaceteña de Villarrobledo, de 61 años, por conducir un vehículo a motor con temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o la integridad física de las personas.

La central COTA (Central Operativa de Tráfico) de la Guardia Civil de Tráfico de Albacete recibió la llamada del Servicio de Emergencias de Castilla La Mancha, a cuyo teléfono, 112, había llamado el conductor de un vehículo que circulaba por la N-301, dentro del término municipal de la localidad conquense de El Provencio, tras observar la conducción temeraria de otro conductor que circulaba por la misma vía poniendo en peligro a los usuarios de la misma.

Según manifestó el ciudadano en su llamada, el ahora investigado habría puesto en peligro, al menos en dos ocasiones, la integridad física de otros usuarios de la vía, al invadir, durante un tramo prolongado el carril contrario a su sentido de marcha, tratándose de una vía convencional con doble sentido, ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Alertadas, por la central COTA, las patrullas de Tráfico próximas al lugar de los hechos de las características del vehículo cuyo conductor circulaba de forma negligente, fue una de ellas quien procedió a la parada del vehículo en la autovía A-31, a su paso por la localidad albaceteña de La Gineta.

Tras la parada e identificación de la persona que iba al volante del vehículo se le realizó la prueba de alcoholemia, mediante aire inspirado, arrojando un resultado positivo de 0,41 mg/l de alcohol.

Durante su temeraria conducción, el investigado llegó a colisionar lateralmente con el espejo retrovisor de otro vehículo que circulaba correctamente por su carril y posteriormente, obligar a un camión que circulaba correctamente a tener que frenar bruscamente y desplazarse al arcén para evitar una colisión frontal, sin que, en ninguno de los casos, se produjesen daños personales.

Efectivos del GIAT (Grupo de Investigación de Accidentes de Tráfico) pertenecientes al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete, instruyeron diligencias por un delito contra la seguridad vial, al conducir un vehículo a motor con temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o la integridad física de las personas, las cuales fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de San Clemente (Cuenca).

Los hechos descritos podrían ser castigados, según establece el artículo 380 del Código Penal, con la pena de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba