Las precipitaciones de la DANA reducen el déficit hidrológico en la Península en un 4%

Las recientes precipitaciones causadas por la DANA han tenido un impacto significativo en el déficit hidrológico de la Península Ibérica. Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), estas lluvias han reducido el déficit en cuatro puntos porcentuales, pasando del 17 al 13 por ciento.

A poco más de 20 días para que termine el año hidrológico actual, el promedio nacional de precipitaciones acumuladas desde el 1 de octubre de 2022 hasta el 5 de septiembre de 2023 es de 524 litros por metro cuadrado. Sin embargo, esto representa un 13 por ciento menos de lo normal, que serían 601 litros por metro cuadrado.

Entre el 30 de agosto y el 5 de septiembre, llovió en toda España, principalmente debido a la DANA que afectó a la Península. Durante estos días, se superaron los 100 mm en varias zonas del interior, incluyendo las provincias de Madrid, Toledo, Navarra y Cádiz.

La AEMET destaca las precipitaciones acumuladas en observatorios principales como Tortosa, con 157 litros por metro cuadrado, y Puerto de Navacerrada, Toledo, Colmenar Viejo, Madrid-Retiro y Pamplona-Noain con cantidades que oscilan entre los 103 y los 121 litros por metro cuadrado.

Después del periodo analizado en este informe, apenas se registraron precipitaciones el día 6 de septiembre. El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, señala que durante los días de la DANA se acumuló un promedio de 28 litros por metro cuadrado, en comparación con los 5 litros por metro cuadrado que son normales para esta época del año.

«En toda España llovió cinco veces y media más de lo normal», afirma Del Campo, aunque destaca que en la cuenca de acumulación del río Tajo las precipitaciones fueron hasta 12 veces superiores a lo normal para ese periodo.

De acuerdo con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, actualmente la reserva de agua se encuentra al 37 por ciento. Esto significa dos puntos más que en la misma época del año pasado, pero casi 15 puntos porcentuales por debajo de la media de los últimos diez años.

Estas precipitaciones han sido una ayuda importante para aliviar el déficit hidrológico, pero aún queda trabajo por hacer para alcanzar niveles óptimos de reservas de agua. Las autoridades y los ciudadanos deben seguir conservando y utilizando el agua de manera responsable para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio