Las Tormentas golpean el corazón educativo de Toledo y Cuenca

Las tormentas que cayeron con furia el pasado domingo han dejado en evidencia la vulnerabilidad de muchos edificios educativos. Un total de 39 centros en la provincia de Toledo y uno en la de Cuenca han sufrido el embate de la naturaleza, generando zozobra entre los padres, docentes y autoridades educativas, justo en la víspera del inicio del nuevo curso escolar.

Los destrozos no discriminaron y los municipios de Arcicóllar, Carranque, Casarrubios del Monte, Cobeja, Esquivias, Consuegra, Illescas, Magán y Marjaliza vieron cómo sus establecimientos educativos sufrían daños de diversa magnitud. Otros lugares como Méntrida, Mocejón, Numancia de la Sagra, Orgaz, Recas, Santa Cruz de Retamar, Seseña, Toledo, La Torre de Esteban Habrán, Turleque, Urda, Valmojado, Villafranca de los Caballeros, Villaluenga de la Sagra, Los Yébenes, Yunclillos y Yuncos tampoco se salvaron de la furia de las tormentas.

Mientras tanto, en la provincia de Cuenca, el Colegio Rural Agrupado (CRA) de Buenache de Alarcón también sufre en silencio las consecuencias de la inclemencia del clima.

Ante este oscuro panorama, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha movilizado recursos y personal para evaluar y reparar los daños. Una carrera contra el tiempo se ha desatado, en un esfuerzo titánico por garantizar que los centros educativos estén listos para recibir a los estudiantes en el inicio del año escolar. Pero las nubes aún no se disipan completamente; se espera que en las próximas horas o días, más centros reporten daños a los servicios técnicos de las delegaciones provinciales.

Los habitantes de estas provincias, en especial los padres y tutores, observan con ansias y esperanza los esfuerzos de las autoridades. La naturaleza ha lanzado su reto, y la comunidad educativa se prepara para responder con determinación y resiliencia.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Noticias relacionadas

Caracoles a la Montaña: Saboreando la Naturaleza de Cuenca es una invitación a explorar los sabores únicos y la belleza natural sin igual de una de las joyas ocultas de España. En esta obra, el autor nos lleva en un viaje culinario a través de las montañas, valles y ríos de Cuenca para descubrir cómo los ingredientes locales, incluidos los caracoles, se convierten en platos tradicionales que han sido pasados de generación en generación. Desde las técnicas antiguas de recolección y preparación hasta las recetas familiares que calientan el alma, este libro es un homenaje a la cocina de montaña y a las ricas tradiciones que dan sabor a esta región extraordinaria. A través de fotografías deslumbrantes, historias personales y recetas auténticas, Caracoles a la Montaña no solo es un libro de cocina, sino también una guía para todos aquellos que deseen aventurarse en el corazón de Cuenca y experimentar su esplendor natural y gastronómico de una manera profundamente personal.

Scroll al inicio