Los 4.000 trabajadores de la industria agroalimentaria de Cuenca cobrarán 15.800 euros anuales como mínimo

Este viernes se ha rubricado el primer convenio colectivo que engloba a todo el sector agroalimentario de la provincia de Cuenca, un convenio pionero tanto en la provincia como en España y Castilla-La Mancha y que contempla un sueldo mínimo de 15.800 euros anuales en la categoría más baja.

Así lo han puesto de manifiesto los firmantes de este convenio –CEOE Cuenca, Asaja Cuenca, UGT Cuenca y Cooperativas Agroalimentarias–, quienes han destacado que este convenio tendrá una duración de dos años, entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2023 y afectará a en torno 4.000 trabajadores del sector.

Para estas dos anualidades ya se han conformado las tablas salariales para cada año, unos sueldos que, han asegurado, estarán por encima del SMI. Respecto al convenio del campo, que es el que se venía aplicando en la gran mayoría de empresas, se contempla una importante subida ya que el mínimo en dicho convenio oscilaba en los 14.100 euros.

Y lo más importante, han subrayado los firmantes, es que con este nuevo convenio que agrupa a todas las industrias agroalimentarias de la provincia de Cuenca se han regulado cosas nuevas en temas como igualdad, teletrabajo o conciliación laboral, y se ha garantizado que ningún trabajador pierda nada de sueldo.

Es decir, si una categoría en un convenio diferente tenía más sueldo que el convenio actual, se va a respetar el suelo anterior. En cambio, si en este se contempla un sueldo mayor, el trabajador sí que se beneficiará de ella.

SINDICATOS ALABAN LA VOLUNTAD EMPRESARIAL

El representante de Asaja, Antonio Escudero, ha puesto en valor la voluntad de todos los firmantes por llegar a un acuerdo con este convenio pionero, y es que en seis meses se ha pasado de un folio en blanco al texto actual.

Para el secretario regional de la federación de servicios de CCOO Castilla-La Mancha, Ángel León, este viernes es un día de celebración porque se ha conseguido este acuerdo que es pionero tanto en la provincia como la región y el país y engloba a sectores tan punteros en territorio conquense como el ajo, el champiñón, la miel, el sector vitivinícola, cebollas, etcétera.

Para que entre en vigor, ha apuntado que ahora se abre un periodo transitorio hasta el 1 de enero del próximo año, y que va a afectar a centenares de empresas localizadas en la provincia.

«Hoy ponemos una piedra muy importante para el futuro del sector», ha subrayado León, quien ha esperado que este convenio colectivo se pueda expandir al conjunto regional.

IMPORTANCIA DE LAS COOPERATIVAS

Un sector importante al que también afectará serán las cooperativas. Así lo ha indicado Juan Miguel del Real, director de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha, quien ha asegurado en la provincia de Cuenca emplean a un total de 1.500 personas y engloban una facturación anual que supera los 350 millones de euros con un total de 137 cooperativas.

Estas, en muchos casos, «son las únicas empresas de los pueblos, por lo que su importancia en cuanto a la fijación de población y generación de empleo trasciende más allá».

Por eso, a nivel regional, ha deseado que este convenio que se ha firmado este viernes en Cuenca sea «inspirador» para otras provincias y que así se eviten problemas que se están generando en la actualidad como la multitud de convenios a los que se acogen los trabajadores por la inexistencia de uno que englobe a todo el sector agroalimentario.

El director del gabinete jurídico de CEOE Cuenca, Jesús Hontana, ha dado la enhorabuena a todos los firmantes por haber sido capaces de llegar a este acuerdo con un primer convenio que va a dar respuestas de regulación laboral entre empresas y trabajadores en muchas empresas de la provincia.

Así, ha puesto en valor que con este convenio la negociación colectiva en la provincia alcanza el 80% y que dentro del 20% de la negociación pendiente se encuentran los convenios de hostelería, limpieza y ayuda a domicilio.

La viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Laboral, Nuria Chust, ha sido la madrina de esta primera firma del convenio de industrias agroalimentarias, «un convenio particularmente importante, porque es el primero y el único de toda la región que se va a aplicar de manera íntegra a todas las industrias agroalimentarias de la provincia no estableciendo diferencias por sector y garantizando así la homogeneidad y la certidumbre en el marco regulatorio de las relaciones laborales de las personas trabajadoras y las empresas».

Ir arriba