Nivel de los embalses de la cuenca del Tajo en 2024: Por encima de la media a pesar de una reducción respecto a 2023

La reserva hídrica de la cuenca del Tajo se encuentra al 59% de su capacidad total, acumulando un total de 6.523 hectómetros cúbicos (hm3) de agua, de acuerdo con la información proporcionada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO). Aunque la cifra actual representa una disminución de 377 hectómetros cúbicos en comparación con el mismo periodo del año anterior, con un descenso de 2,4%, está por encima de la media de los últimos diez años que se encuentra en 5.419 hectómetros cúbicos.

A nivel nacional, la situación de las reservas de agua no es tan positiva, ya que se reporta que estas están al 45,7% de su capacidad, con una disminución de 243 hectómetros cúbicos en la última semana, lo que supone un 0,4% de la capacidad total actual de los embalses. En comparación anual, se cuenta con 387 hectómetros cúbicos menos que el año pasado, representando un descenso del 1,5%, y un 15,3% menos que la media de la última década, quedando en un déficit de 4.639 hectómetros cúbicos.

En la distribución por vertientes, la Atlántica ha recibido precipitaciones durante la semana, alcanzando el máximo en A Coruña con 72,6 mm, mientras que en la Mediterránea han sido casi inexistentes. La vertiente atlántica se encuentra al 44,5% de su capacidad, inferior en un 2,2% respecto al año pasado y en un 8,7% a la media de la década. Por otro lado, la vertiente mediterránea registra un 49,2% de su capacidad total, situándose en un 4,2% más en términos anuales, pero un 11% por debajo de la media de los últimos diez años.

Algunas cuencas presentan situaciones críticas con niveles muy bajos de agua embalsada, entre ellas Guadalete-Barbate con un 14,5%; las Cuencas internas de Cataluña con un 18,8%; Segura con un 18,9%; la Cuenca Mediterránea Andaluza también con un 18,8%; Guadalquivir con un 19,3%; y Guadiana con un 26,7%. En contraste, las cuencas del Cantábrico Oriental y Galicia Costa presentan los niveles más altos con un 84,9% y un 85,5% respectivamente.

Asimismo, el agua embalsada para consumo humano está apenas al 34,6% de su capacidad con 13.427 hectómetros cúbicos, lo cual representa una disminución respecto al año pasado cuando estaba al 37,6%. En cambio, el agua de uso hidroeléctrico muestra una mejor situación al estar al 70,5% de su capacidad, lo cual refleja un incremento del 4% en comparación con el año previo.

Por último, el 2023 se cierra como el sexto año con menos agua embalsada en lo que va del siglo XXI, y el undécimo año con registros más bajos desde 1990 según MITECO, enfatizando el desafío que representa la gestión de los recursos hídricos frente a las demandas de consumo y las variaciones climáticas.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio