Restauradas las puertas de la iglesia de San Andrés en Ledaña con una inversión de 10.000 euros  de la Diputación de Cuenca

Las puertas de la iglesia parroquial de San Andrés en la localidad de Ledaña, han sido restauradas con una inversión de 10.000 euros de la Diputación de Cuenca. Un edificio religioso que data de los siglos XVI y XVII y que alberga una decoración interior de gran importancia arquitectónica.

Misa y posterior bendición de las puertas de la iglesia parroquial de San Andrés

La iglesia está distribuida en tres naves separadas por columnas dóricas y un hermoso arco triunfal que separa la nave principal del presbiterio. Sin duda alguna, un monumento excepcional que debe cuidarse al máximo.

El diputado de Patrimonio, Miguel Ángel Valero, y la diputada de Cultura, Fátima García, han estado en la misa y posterior bendición de estas puertas junto a la alcaldesa de la localidad y diputada, Clara Plaza, y el resto de la corporación ildanense.

También ha participado la directora general de Mayores de la Junta de Comunidades, Alba Rodríguez. Valero ha puesto en valor esta actuación solicitada por la parroquia debido al gran estado de deterioro que presentaba este elemento tan icónico de Ledaña y de toda la comarca de la Manchuela conquense.

Parte de la inversión sufragada con ventas de libro del autor Enrique P. Navarro Garrido

El representante de la Diputación de Cuenca también ha explicado que el resto de los fondos hasta llegar a los 14.000 euros del coste de la actuación han sido sufragados con las ventas del libro ‘Diccionario dialectal histórico y anecdótico de Ledaña’ del autor Enrique P. Navarro Garrido que ha sido editado por el servicio de publicaciones de la Institución provincial.

Valero ha destacado que con estas intervenciones y la colaboración de todas las partes se consigue restaurar estos elementos tan importantes para las personas de la provincia conquense.

Desde la parroquia han agradecido a la Diputación de Cuenca esta ayuda para intervenir en la Iglesia Parroquial porque las puertas necesitaban desde hacía muchos años una restauración integral como la que se ha llevado a cabo. 

Ir arriba