ATA acoge con optimismo el incremento de 216 autónomos en Castilla-La Mancha durante noviembre, a pesar de la disminución neta anual de 780

Los datos proporcionados este lunes por la Seguridad Social revelan un leve ascenso en el número de trabajadores por cuenta propia en Castilla-La Mancha. El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) registró un aumento de 216 personas durante el mes de noviembre, elevando el total de autónomos en la región a 149.416.

Miguel Ángel Rivero, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Castilla-La Mancha, ha acogido con una mezcla de optimismo y cautela este crecimiento mensual. «Este mes la región suma autónomos, por fin», manifestó, resaltando la importancia de este incremento para la economía local. No obstante, puso de relieve la tendencia negativa en el cómputo anual, con «una pérdida de 780 autónomos desde noviembre del año pasado.»

Rivero subrayó la necesidad de implementar medidas fiscales, como la reducción del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), para incentivar a los trabajadores autónomos y asegurar que los progresos de este mes se sostengan con el tiempo.

La situación sectorial es desigual dentro de la comunidad autónoma, donde sectores clave como el comercio y la hostelería, así como la industria, están pasando por dificultades. Así lo alertó el presidente de ATA Castilla-La Mancha, quien describió estos sectores como fundamentales para la economía regional.

Las variaciones en el número de autónomos fueron dispares entre las provincias de Castilla-La Mancha. Mientras Cuenca experimentó una disminución del 0,2% en noviembre, Guadalajara y Toledo presenciaron incrementos del 0,5% y 0,3%, respectivamente.

En términos de los datos interanuales, el conjunto del territorio español mostró un crecimiento de 14.352 autónomos, pero Castilla-La Mancha cerró con números rojos. La excepción fue la provincia de Guadalajara, que logró un crecimiento positivo del 0,8%.

Rivero concluyó insistiendo en que los trabajadores autónomos necesitan «menos trabas, menos cargas administrativas, menos impuestos y más certidumbre, seguridad jurídica y apoyo» para poder consolidar su crucial papel en la economía.

En noviembre, solo el sector de la hostelería registró una disminución de trabajadores autónomos, con un 0,3% menos, mientras que el comercio logró frenar su declive, anticipando un posible repunte gracias a la temporada navideña.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio