Entidades Locales Implementarán Nuevos Planes de Extracción con Revisiones Reducidas para las Nueve Masas de CHG

En una importante reunión llevada a cabo este viernes, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Samuel Moraleda, junto con la Junta de Gobierno, ha aprobado los Regímenes de Extracciones para el año 2024 correspondientes a nueve Masas de Agua Subterránea que presentan riesgo cuantitativo en la cuenca. Las masas de agua afectadas por estas nuevas medidas son Lillo-Quintanar, Sierra de Altomira, Mancha Occidental I, Mancha Occidental II, Consuegra-Villacañas, Rus-Valdelobos, Campo de Montiel, Campo de Calatrava y Tierra de Barros.

Tras un detallado análisis de las propuestas presentadas por las Juntas de Explotación y considerando las opiniones de los miembros de la Junta de Gobierno, se aprobaron las dotaciones de agua para 2024 que buscan una gestión sostenible de los recursos hídricos.

Para las masas de agua de la Mancha Occidental I, II y Rus-Valdelobos, se ha establecido una reducción del 15% respecto a las dotaciones fijadas entre 2014 y 2019. Concretamente, se asignarán 1.700 m3/ha para cultivos herbáceos y 1.275 m3/ha para cultivos leñosos. Asimismo, se sugiere una reducción del 15% también en las dotaciones relacionadas con el abastecimiento, uso doméstico, industrias y ganadería.

En el caso de que la situación de emergencia por sequía mejore a prealerta, según los indicadores del Plan Especial de Sequía, se revocarían estas restricciones para volver a las cifras del régimen de extracciones del año 2019.

Por otro lado, las masas de agua de Consuegra-Villacañas y Lillo-Quintanar mantendrán sus dotaciones en 2.100 m3/ha para cultivos herbáceos y 1.400 m3/ha para leñosos, aunque se recomienda a las Entidades Locales una reducción del 10% en los suministros mencionados anteriormente.

La Sierra de Altomira continuará con asignaciones de 2.400 m3/ha para cultivos herbáceos y 1.500 m3/ha para leñosos, con la misma sugerencia de disminución del 10% en los demás suministros.

Para la masa de agua del Campo de Calatrava se conservarán las dotaciones de 1.350 m3/ha para cultivos leñosos y 1.800 m3/ha para herbáceos, con una recomendación de reducir las dotaciones domésticas.

Mientras, el Campo de Montiel afronta un descenso piezométrico, por lo que el volumen de extracción autorizado se limitará a 5,28 hm3 anuales para toda la masa, con el fin de evitar impactos negativos sobre las relaciones río-acuífero y la sostenibilidad de los manantiales.

En la Tierra de Barros, las dotaciones se fijan en 1.500 m3/ha para cultivos leñosos y 3.500 m3/ha para herbáceos, recomendándose igualmente un recorte del 15% en las dotaciones para abastecimiento, uso doméstico y otros sectores.

Estas medidas adoptadas por la CHG reflejan un paso más en la gestión cuidadosa y responsable de los recursos hídricos, fundamental para asegurar la sostenibilidad hídrica a largo plazo en la región del Guadiana.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio