Esta Semana Santa el Monasterio de Uclés propone una noche de cultura en vela

El Monasterio volverá a sorprender de nuevo con la segunda edición del festival bienal Lux in Tenebris, un festival que en 2021 le llevó a obtener la mejor valoración de proyecto cultural de Castilla la Mancha por el Observatorio de la Cultura, y que vuelve especialmente el 30 y 31 de Marzo con novedades para seguir aportando lo que mejor sabe hacer una mirada distinta que nos renueve. Detrás del proyecto está la Fundación Fernando Núñez, de capital privado, que desde 2019 impulsa con valentía el renacimiento del Monasterio de Uclés, a través de su laboratorio de creativos de LaLAB..

Uclés Lux es un viaje a la luz, como lo es la propia semana Semana Santa que nos lleva a través del dolor y las tinieblas a la luz de la resurrección. Una singular programación alternativa, que llenará los distintos espacios del Monasterio de antiguos y nuevos sonidos, de atmósferas íntimas, de eternos interrogantes y dudas, espejos de nosotros mismos.

Nunca has vivido una Semana Santa y una Cuaresma así. Tradición y vanguardia. La máxima expresión del arte y la espiritualidad interpretados con la mirada del siglo XXI. Espectáculos, conciertos, performances, gastronomía en un entorno extraordinario. Una experiencia única que no querrás perderte.

Su espectacular Oficio de Tinieblas del Sábado Santo es una experiencia que transforma la liturgia de la Semana Santa en una obra de arte integral. Cantores e instrumentistas recrearán la actividad de una capilla de música antigua rescatada para el siglo XXI. La dramaturgia y la fuerza interpretativa se ensamblan formando parte del espectáculo acompañadas de imágenes artísticas que componen un rescatado retablo artístico audiovisual de la diócesis de Cuenca.

A continuación, empieza para los que no duermen, para los que velan, una propuesta totalmente diferenciadora. La noche de La Vigilia, la noche del 30 al 31 de marzo, en la que varios artistas reúnen sus proyectos para interpretar los temas de mayor contenido místico de su discografía, músicas que recorrerán desde las escaleras del Monasterio al claustro alto, y se asomarán a sus tránsitos y balcones…, una madrugada móvil, cambiante, que quien ya la vivió no se la perderá. Músicas desde Irán, Italia y Polonia conformarán este encuentro internacional.

En la mañana del Domingo, la luz, la resurrección llegará con un Concierto de Resurrección de la mano de la Camerata Antonio Soler que actuará en formato de Cámara con cuatro instrumentos, piano, flauta, violín y violonchelo y doce voces, interpretará por primera vez en España un arreglo realizado por Johann Nepomuk Hummel hacia 1838 del IV movimiento de Beethoven. Completan el programa dos obras camerísticas de Bach y Brahms, reúnen así en su programa a las Las Tres Grandes Bs que forman una trinidad espiritual universal de la música clásica.

La Noche de Vigilia, directa a una experiencia diferenciadora a través de sus Conciertos del Tránsito

Ya el año pasado recibió a Suso Sainz y Anne Roxanne, y el año anterior fue la Tremendita la que se asomó a sus balcones cantando saetas. Este año el cabeza de cartel es el productor más vanguardista del panorama musical, situado en el nuevo flamenco, Raül Refree, que ha trabajado con Rosalía, Silvia Pérez Cruz, el Niño de Elche, etc., nos ofrecerá algo mucho más íntimo.

Empezará a medianoche con las armonías vocales de Ivankovà y Cruhda, quienes a través del órgano, clarinete y voz y de grabaciones de campo y procesamiento electrónico encarnarán versos de Santa Teresa de Jesús. El segundo concierto de Raül Refree y Maria Mazzotta ofrece una producción que enraíza en canciones tradicionales de principio de siglo italianas realizando otro de los viajes inolvidables de la noche. La madrugada seguirá con la tercera propuesta, los universos personales de la voz de la artista polaca Antonina Nowacka que refleja ondas de sonidos recogidos de distintas culturas y de su naturaleza más profunda, para finalizar con el cuarto y último concierto, el recital único de sonidos hipnotizadores y llenos de ritmo y vida de Mohamed Reza Mortazavi, un percusionista iraní considerado ampliamente como el mejor intérprete del tombak alrededor del mundo. En espacios de descanso, entre conciertos, las salas del siglo XVI del Refectorio y Sacristía se transformarán en cómodos espacios de Ambient recuperando su espíritu meditativo y de silencio y de música.

Gastronómicamente esta experiencia integral comienza con la Cena de vigilia, una apuesta gastronómica inspirada en los ingredientes de la Vigilia Pascual en un entorno sorprendente alrededor del claustro, y termina de nuevo en cocinas también con una experiencia de desayuno que incluirá el arte culinario ya más mundano de los huevos fritos, merece la pena llegar hasta el final y no perderse nada.

La Visita a la luz de las velas en el Monasterio

El Monasterio mantiene su actividad más visitada del año pasado la visita guiada a la luz de las velas por el Monasterio, una experiencia inmersiva para todos los públicos en la que traslada al público al siglo XVI para conocer a la luz de aquel entonces sus personajes y su atmósfera. Estas especiales visitas serán guiadas con pases casi continuos esta vez con una instalación artística en sus capillas que será ya una puerta al Oficio de Tinieblas. Un viaje hacia la luz del pasado pero también hacia la vanguardia.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio