La Medicina Nuclear de Castilla-La Mancha, ejemplo del trabajo en red para proporcionar la mejor atención a la ciudadanía

La Medicina Nuclear de Castilla-La Mancha es un ejemplo del trabajo en red que se desarrolla en la Comunidad para proporcionar la mejor atención a la ciudadanía. Así lo ha destacado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, en la inauguración de las Jornadas de la Sociedad Española de Medicina Nuclear que se están celebrando en el Hospital Universitario de Toledo.

“Estas unidades móviles son un claro ejemplo de la apuesta por el trabajo en red del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ya que las imágenes que se obtienen en esta unidad móvil son interpretadas, leídas e informadas por los especialistas en Medicina Nuclear gracias a la conexión de este servicio a ‘NumisCAM’, un sistema de información desarrollado por el SESCAM que permite la disponibilidad digital de los informes e imágenes validados, con lo que se gana en rapidez y capacidad de respuesta en el diagnóstico”, ha explicado el máximo responsable de las políticas sanitarias en Castilla-La Mancha.

La coordinación de toda esta actividad asistencial recae en la Unidad Regional de Medicina Nuclear de Castilla-La Mancha (URMN), cuyo objetivo es integrar los distintos servicios de Medicina Nuclear de la región para garantizar una asistencia uniforme y de calidad a toda la ciudadanía de la Comunidad Autónoma, así como facilitar la conexión en red de los equipos y personas relacionadas con los servicios de Medicina Nuclear para facilitar el acceso a estudios completos, aumentando el nivel de integración de la imagen diagnóstica.

Fernández Sanz ha explicado que un total de 15.719 personas han evitado desplazamientos para someterse a un PET-TC para el diagnóstico de enfermedades oncológicas desde que, en junio de 2017, el Gobierno de Castilla-La Mancha pusiera en funcionamiento en Guadalajara la primera de las unidades móviles que realizan esta prueba en la región y que posteriormente se abrió al resto de capitales de provincia, excepto Ciudad Real que cuenta con servicio de Medicina Nuclear en el Hospital General, así como a Talavera de la Reina y Alcázar de San Juan.

Estas unidades móviles no sólo han evitado desplazamientos a los pacientes para realizar una prueba que proporciona un diagnóstico certero y preciso, sino que además es valorada con gran satisfacción por parte de los usuarios y de los propios profesionales.

Desde su puesta en marcha en junio de 2017 y hasta el 16 de abril de 2022, la unidad móvil ha realizado 5.616 pruebas en Albacete, 5.178 en Guadalajara, 1.856 en Cuenca, 1.632 en Talavera de la Reina, 943 en Toledo y 494 en Alcázar de San Juan.

Fernández Sanz ha destacado que, la puesta en marcha de esta prestación, ha permitido que los pacientes que se han beneficiado de ella se hayan evitado más de 7,2 millones de kilómetros en desplazamientos (casi 180 vueltas alrededor de la tierra); una pérdida de tiempo en trayectos de 3.108 días y unos gastos por desplazamientos de 1,4 millones de euros.

Medicina Nuclear en el HUT

El consejero de Sanidad ha recordado que está previsto que todas las provincias cuenten con servicio de Medicina Nuclear, según vayan finalizando las obras de los grandes hospitales.

Respecto al Hospital Universitario de Toledo, Fernández Sanz ha explicado que el servicio de Medicina Nuclear es, junto Oncología Radioterápica y Radiofísica y Protección Radiológica, una de las tres nuevas especialidades que se ha sumado a la cartera de servicios con la apertura del nuevo centro.

Está situado en la primera planta del Edificio E y cuenta con una superficie de 1.500 metros cuadrados. En esta zona se desarrollará la casi totalidad de la actividad de la cartera de servicios del servicio de Medicina Nuclear. A ello, hay que sumar el área de Terapia Metabólica, con una superficie de 70 metros cuadrados, ubicada en la Planta 3.

Para este año hay prevista una inversión de más de cuatro millones de euros para dos equipos SPECT-TC y un PET-TC Digital y de 4,5 millones en 2023 para un PET-Resonancia Magnética (PET-RM).

Está previsto que el servicio de Medicina Nuclear inicie su andadura a finales de este año o principios de 2023 en base al INVEAT.

Evento Científico de primer nivel

Más de 200 profesionales de toda España participan durante dos días en el Hospital Universitario de Toledo en las Jornadas de la Sociedad Española de Medicina Nuclear, que este año estará dedicada de forma exclusiva a las áreas de los grupos de trabajo de cardiología, oncología y cirugía radioguiada.

Las jornadas contarán con ponentes de toda España además de expertos de Italia, Bélgica o Reino Unido.

Así, el primer día se abordará el ganglio centinela en el cáncer ginecológico y el Covid-19, la patología cardiovascular y cardiología nuclear, mientras que, al día siguiente, entre otros temas, se hablará sobre los radiofármacos.

La Medicina Nuclear se define como la rama de la medicina que emplea los isótopos radiactivos, las radiaciones nucleares, las variaciones electromagnéticas de los componentes del núcleo y técnicas biofísicas afines para la prevención, diagnóstico, terapéutica e investigación médica.

Sus principales campos de acción son el diagnóstico por imagen y el tratamiento de determinadas enfermedades mediante el uso de medicamentos radiofármacos. Las aplicaciones clínicas de los radiofármacos abarcan prácticamente a todas las especialidades médicas.

Las unidades asistenciales de Medicina Nuclear están conformadas al menos por una sala de preparación de radiofármacos, preparada para el almacenamiento de productos radiactivos, sala de administración a los pacientes y las salas de exploraciones donde se encuentran las gammacámaras, tomógrafos, sondas gamma, gammacámara portátil, densitómetro y el equipo necesario para el procesado de los estudios en las salas de control y/o despachos de procesado y lectura de informes.

Además, los procedimientos terapéuticos se realizan en habitaciones con recogida de residuos radiactivos.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Ir arriba