La UTE Gasset-Torre de Abraham de situación de emergencia a NORMALIDAD

Semana Santa con intensas precipitaciones por la borrasca Nelson, con problemas puntuales por desbordamientos del río Bañuelos en las proximidades de Fernán Caballero.

Después de 5 años la Unidad Territorial de Escasez (UTE) Gasset-Torre sale de la situación de emergencia y pasa a la de NORMALIDAD al disponer de más de 150 hm3 en conjunto, garantizándose de esta manera las distintas demandas de agua de la zona.

Durante estos días la CHG ha dispuesto un amplio operativo en toda la cuenca y en concreto en las del Becea y Bañuelos. Especialmente compleja ha resultado la gestión de la cuenca de este último por los importantes caudales que llegaban al azud de Malagón (Ciudad Real) y la situación de la presa de Gasset. Hay que significar que se ha conducido por el canal de alimentación del embalse todo el caudal que este admitía, derivando el resto al propio río Bañuelos, con caudales que han superado los 10 m3/s. En la presa de Gasset, para garantizar su seguridad, se abrieron las 6 compuertas antes de que el agua alcanzara el umbral del aliviadero. En esta presa el Organismo de cuenca acaba de concluir la redacción de un proyecto, que se llevara acabo de ejecución inmediata, para garantizar la seguridad de la presa, que incluye, entre otras actuaciones, la ejecución de una nueva pantalla de impermeabilización

Desde el día 26 de marzo hasta hoy 1 de abril ha mejorado la situación global de la cuenca en 731,69 hm³. Los embalses gestionados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana han pasado de un volumen de 3.404,61 hm³ (40,4%) a los 4.136,3 hm³ (49%), lo que implica una mejora sustancial en las reservas de la cuenca.

En el Alto Guadiana, el aumento de volumen más significativos se ha producido en la presa de Torre de Abraham con una aportación de 53,9 Hm3, pasando de 68,1 a 122Hm3,.

La evolución de los embalses en los últimos días se refleja en el cuadro que se adjunta, precisando que las aportaciones continuaran en los próximos días como consecuencia de la escorrentía de ríos y arroyos.

Vigilancia constante

La CHG mantendrá una vigilancia constante de la evolución de los niveles de embalse y cauces y de los efectos que puedan derivarse de los mismos, tal y como viene haciendo en todo este periodo.

Se mantiene el máximo nivel de coordinación con otras administraciones y comunidades de regantes, y especialmente con los responsables de la Unidad de Protección Civil y el 112, para facilitarle la información que precisen de cara a la toma de decisiones.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio