Operativo policial culmina con 12 arrestos en Castilla-La Mancha, Valencia y Cataluña por asaltos a domicilios y comercios

Efectivos del Área de Patrimonio, pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete, han llevado a cabo una exitosa operación denominada ‘Pesquete’, a través de la cual se ha conseguido desmantelar una organización delictiva que se dedicaba a perpetrar robos en viviendas habitadas y establecimientos públicos. Esta operación se ha desarrollado en distintas comunidades autónomas españolas, tales como Castilla-La Mancha, Cataluña y la Comunitat Valenciana.

Fruto de esta operación se ha conseguido la detención de doce individuos y otros cuatro han sido puestos bajo investigación. Los integrantes de la banda delictiva, de edades comprendidas entre los 21 y los 39 años, pertenecen a diversas nacionalidades, incluyendo peruanos, españoles y marroquíes, según fuentes de la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha informado que, con estas acciones, se consideran esclarecidas un total de 22 infracciones penales. Entre los delitos cometidos por la organización se encuentran robos con violencia e intimidación con uso de armas de fuego, tenencia ilícita de armas, tráfico de drogas, detención ilegal, lesiones y pertenencia a organización criminal.

La operación se inició tras el conocimiento de un robo con violencia e intimidación en una vivienda de Fuentealbilla, Albacete, en diciembre de 2022. Los habitantes fueron amenazados y agredidos por asaltantes que portaban armas, sustrayendo objetos de valor y 700 euros, además de encerrar a las víctimas en una habitación.

Investigaciones posteriores revelaron la meticulosa planificación detrás del robo, obra de una organización criminal con miembros de distinta nacionalidad y experiencia en delitos similares. El ‘modus operandi’ utilizado por la banda se centraba en torno al tráfico de drogas, y a partir de ahí planificaban y ejecutaban otros delitos.

La organización estaba organizada en dos células, una en Onda, Castellón, y otra en la provincia de Cuenca. Estas células colaboraban y se desplegaban conjuntamente para efectuar robos, tras realizar reconocimientos detallados del objetivo. Recaudaban información, asignaban roles dentro de la operación y se reagrupaban tras consumar los delitos para distribuir lo obtenido.

Estos delincuentes, ahora detenidos, tenían antecedentes por robos violentos en diferentes localidades de Valencia y Castellón, amenazando e intimidando a propietarios y clientes para apoderarse de dinero, joyas, vehículos y otros objetos de valor.

Durante los registros efectuados en la fase de explotación de la operación ‘Pesquete’, se incautaron componentes de un arma de fuego, relojes, joyería, dispositivos móviles de alta gama, dinero en efectivo, prendas usadas en los robos, drogas, y material relacionado con el tráfico ilícito de sustancias. Además, se desactivaron dos plantaciones indoor de marihuana. Las drogas incautadas hubieran alcanzado unas 98.900 dosis en el mercado negro.

El despliegue policial necesario para desmantelar esta red delictiva fue significativo, contando con el apoyo de diversas unidades de la Guardia Civil, incluyendo el Área de Investigación de Onda (Castellón), USECIC de diversas comandancias, el GRS de Valencia, y los Servicios Cinológicos de Castellón y Cuenca.

Tras la operación, cinco de los detenidos han sido enviados a prisión por decisión del Juzgado de Instrucción de Casas Ibáñez, que coordinó las acciones policiales. Las diligencias continúan abiertas y los efectos de esta operación han resonado en la seguridad y tranquilidad de las comunidades afectadas.

– patrocinadores –

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio